secuestro amigdalar.png

Existen varios niveles de procesamiento de la información en situaciones de emergencia; el nivel más básico (nivel 1) es lo que podríamos identificar con lo que los psicólogos denominan “secuestro amigdalar” (también “secuestro de la amígdala” o “secuestro emocional”). Hace falta acudir al tema 50 para recordar la composición y funciones del sistema límbico, responsable en gran medida de nuestra respuesta emocional. Entre las estructuras que lo componen, como sabéis, se encuentra la amígdala.

Pues bien, como podéis imaginar, la expresión “secuestro amigdalar” se refiere a una respuesta emitida por el ser humano (normalmente ante una situación amenazante) que está gobernada por las emociones y que, en el contexto que nos ocupa, reúne las características del “síndrome de lucha – escape” tan vinculado al ‘instinto de supervivencia’.

En situaciones de emergencia, en las que el ser humano ve amenazada su vida, nuestra mente emite órdenes ‘instintivas’ de luchar o escapar de esa situación, sin que nuestra capacidad de razonamiento tenga demasiado protagonismo (“no hay tiempo para pensar, ahora toca luchar o huir”). Esta “ruta de procesamiento” explicaría cómo se originan las estampidas que se producen en las multitudes ante una situación de amenaza.

Aquí tenéis una de las diapositivas que utilizamos en nuestras clases presenciales para explicar este fenómeno psicológico:

Afortunadamente el ser humano también es capaz de emitir respuestas más adaptativas y “vencer” así el efecto del ‘secuestro amigdalar’. Como sabéis, no todas las personas reaccionan de la misma forma ante los mismos estímulos amenazantes; en las situaciones de emergencia, mientras algunos huyen del foco de la amenaza (la mayoría), otros emiten conductas de ayuda a las demás víctimas que constituyen auténticas respuestas heroicas... Hablamos en este caso de niveles de procesamiento capaces de sobreponerse al secuestro amigdalar. En la clase presencial dedicada a la explicación del tema 61 hablamos de esos otros niveles de procesamiento y explicamos por qué hay personas capaces de emitir conductas de ayuda en situaciones en las que la mayoría huyen despavoridos del foco de la amenaza.

Documentos adjuntos
SECUESTRO AMIGDALAR.pdf