Screen Shot 12-30-15 at 03.10 PM.jpg

HECHOS PROBADOS.-

Horacio que residía en su domicilio, sito en la Calle Maestranza, número 53 de la ciudad de Extremadura, a fin de evitar el pago de los consumos de agua de su vivienda conectó la válvula de entrada de su instalación privativa de agua a la red del Canal de Isabel II mediante un latiguillo flexible sin aparato medidor, permitiendo así el consumo sin facturación alguna entre el 23 de septiembre de 2015 al 26 de enero de 2016. No se ha determinado con precisión el importe del agua consumida y la factura pagada por Isabel II Gestión S.A.

 

SOLUCIÓN:

Un delito leve de defraudación de fluido previsto y penado en el artículo 255.2 del CP.

Concurre un delito leve de defraudación de fluidos, cuyo bien jurídico protegido es el patrimonio, ya que Horacio ha cometido una defraudación utilizando agua perteneciente a Isabel II Gestión S.A., valiéndose al efecto de mecanismos instalados para realizar la defraudación, debiendo considerarse un delito leve, ya que al no constar la cuantía que ha defraudado, tenemos que presumir en virtud del principio in dubio pro reo, por lo tanto, se considerará que esta no supera los 400 €, siendo de este modo un delito leve, y no un delito menos grave.

El artículo 255 del Código Penal es un precepto que sanciona la conducta de fraude para obtener el fluido de que se trate sin abono de cantidad pecuniaria. Es lo que aquí ha sucedido y si durante el tiempo que se detectaron las manipulaciones el usuario de la vivienda, la consecuencia no puede ser otra que la de que este es quien se ha surtido fraudulentamente del agua y, por consiguiente, el que ha cometido el ilícito recogido en el referido artículo 255 del Código Penal.

 

 

Cursos presenciales y online:

http://www.jurispol.com/cursos/oposicion-a-policia-nacional/inspector-de-policia-por-turno-libre/